viernes, 27 de marzo de 2009

COMUNICACIÓN TURÍSTICA EN MOMENTOS DE CRISIS


Una de las principales singularidades del hecho turístico es la imposibilidad de mostrar in situ el producto que se vende. La comunicación se vuelve así un factor determinante para enseñar las particularidades de los destinos, productos y servicios. Pueden surgir diferencias con los medios de comunicación en el modo de transmitir un destino a causa de un escenario de violencia, inseguridad o terrorismo.

Los promotores turísticos deben apostar por ofrecer una imagen favorable apostando por la transparencia, la credibilidad, el aumento y profundización de las relaciones con los medios y el realce del factor humano en la actividad turística.

¿Es esto factible, realista, idealista, prudente, contraproducente, posible?

1 comentario:

*Bea!* dijo...

Bueno yo creo que más que ser momento de transparencia es momento de unificar criterios y transmitir un único mensaje al consumidor de destinos turísticos (al que a partir de aquí llamaré consumidor). Aunque esto, en realidad, ocurre en todos los ámbitos del día a día. El consumidor generalista está harto de escuchar diferentes mensajes que provienen de un mismo emisor. Lo que hay que intentar lograr es encontrar ese mensaje, en el que digamos todo aquello que queremos comunicar, de una forma clara y sencilla, sin complicarle la vida al consumidor. No sirve de nada lanzar mensajes y más mensajes que al final lo único que logran es confundir al consumidor. Tenemos que dar con algo claro y directo, que le llegue y no se le olvide. Y sobre todo, algo unificado, que todas aquellas herramientas de marketing y comunicación que intervienen en estos procesos comuniquen LO MISMO. Esa, según mi opinión, es la base para que todo vaya sobre ruedas.

Un saludo,